La comunidad trasplantadora destaca la “absoluta colaboración y plena participación” de los jueces y forenses en el proceso de donación

En parte es gracias a los 24 años ininterrumpidos que llevan ambas administraciones intercambiando experiencias, nuevas técnicas y conocimientos para proteger la salud y los derechos de las personas

Santander – 03.03.2022

De los 1.905 donantes fallecidos que se registraron en 2021, 338 (17,7%) precisaron autorización judicial, y solo hubo 8 negativas judiciales a esa donación, un 2,3%, al considerar que la donación podría interferir con la investigación judicial, sobre todo en procesos penales.

Unos datos “espectaculares” que reflejan la “absoluta colaboración y plena participación” de los profesionales de la administración de Justicia en el proceso de donación, fruto del “trabajo conjunto de muchos años”. Y, en buena parte, es también gracias a las Jornadas que cada año, desde hace 24, organiza Cantabria junto a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), con la colaboración del Consejo General del Poder Judicial.

Así lo ha explicado la directora de la ONT, Beatriz Domínguez, junto al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), José Luis López del Moral, y el coordinador autonómico de Trasplantes de Cantabria, Eduardo Miñambres, en la presentación oficial de las XXIV Jornadas de Encuentro entre la Administración de Justicia y la Comunidad Trasplantadora.

Domínguez ha resaltado sobremanera la participación “fundamental” de los jueces en el proceso de autorización de la donación de vivo, puesto que, el año pasado, hubo en España 324 personas que donaron un órgano en vida (323 un riñón y una persona parte de su hígado para un receptor infantil).

La intervención de los profesionales de justicia en este tipo de intervenciones garantiza la “protección integral de la persona que dona un órgano en vida”. De hecho, España es uno de los pocos países del mundo que tiene judicializado el proceso de autorización de la donación de vivo, un mecanismo que, ha insistido, es clave para proteger al donante.

Por eso, estas jornadas tratan de “estrechar lazos entre ambos grupos profesionales”, insistiendo en profundizar en todos los aspectos del proceso de donación y en todas las novedades que van surgiendo a lo largo de los años.

Hasta hace unos años hablábamos sobre todo de muerte encefálica y la donación en vivo. Actualmente uno de cada tres donantes en España es en asistolia, es decir en parada respiratoria irreversible. Un proceso, tal y como ha explicado la directora de la ONT, “de gran complejidad”, que requiere un mayor conocimiento de jueces y forenses, que se han implicado en el mismo y cuyas principales novedades técnicas se exponen en las jornadas.

Donación y trasplante, bandera de Valdecilla

Por su parte, Eduardo Miñambres ha recordado que los trasplantes son una de las banderas del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) y ha agradecido la implicación del hospital, su equipo directivo y las autoridades sanitarias en “seguir siendo punteros”, lo que ha permitido a Cantabria mantener durante los años una tasa de donación “excelente”, de las más altas de España.

De hecho, ha destacado el coordinador autonómico de Trasplantes, Valdecilla realiza todas las técnicas de donación de órganos que actualmente están aceptadas a nivel nacional. “La idea es seguir apostando por la innovación y el crecimiento en cualquier forma de donación y trasplante que sea científicamente validada”.

“Somos un referente en este ámbito en el norte de España y más de la mitad de los trasplantes que realizamos en Valdecilla son a pacientes de otras comunidades autónomas, en su mayoría de alta complejidad”, ha explicado.

En este sentido, ha destacado la oportunidad de estas jornadas por la necesidad que tienen los profesionales sanitarios de hablar con jueces y forenses para ver “en qué medida pueden ayudar en su tarea de investigación judicial”. Se trata, ha dicho, de poner todos los medios disponibles del hospital al servicio de la Justicia para minimizar los tiempos y facilitar el proceso de donación.

En definitiva, “contribuir a que las cosas funcionen mejor”. Ahí radica, según sus propias palabras, el éxito de estas jornadas, que 24 años después siguen teniendo un “altísimo grado de aceptación”.

Preservar la salud y los derechos de las personas

Por su parte, José Luis López del Moral se ha referido al interés de los jueces en “no frustrar el proceso de extracción de órganos”, dada su importancia como terapia eficaz poco comparable con otras. “La labor del juez es intentar compatibilizar su quehacer con el proceso y no poner obstáculos”, afirmación que corrobora el escaso número de negativas que existen en España.

De ahí la pertinencia de este encuentro que congrega a profesionales de dos colectivos “tan importantes para la sociedad” como son los que protegen la salud de las personas y los que protegen sus derechos. Su fin último, ha finalizado, es suministrar todos los conocimientos teóricos y prácticos para conocer perfectamente cuáles son las limitaciones, en qué se puede mejorar y, en definitiva, cómo hacer las cosas mejor.

Tres días de formación teórica y práctica

El programa científico de estas XXIV Jornadas, que se celebran en el Hotel Santemar, comenzó ayer miércoles con una introducción de los diferentes tipos de donación de órganos, a cargo del coordinador autonómico de trasplantes, Eduardo Miñambres. Además, José Luis López del Moral habló acerca de la legislación sobre extracción y trasplante de órganos y tejidos humanos.

Durante la jornada de hoy, jueves, han tenido lugar dos mesas redondas sobre protocolos clínicos de actuación ante el proceso de donación y extracción de órganos para trasplantes y sobre protocolos de actuación por parte de la Administración de Justicia ante el requerimiento de una autorización para la extracción de órganos y/o tejidos de un donante. También se ha realizado un taller de casos prácticos sobre la problemática médico legal en materia de extracción de órganos.

La última sesión, que tendrá lugar mañana en el mismo escenario, el Hotel Santemar en Santander, analizará el tráfico de órganos, el papel de las redes sociales en el proceso de donación y trasplante, la formación del juez en materia de extracción y trasplante de órganos y el tratamiento penal del tráfico de órganos. También se expondrá la experiencia de un juez que ha vivido una alarma de extracción y trasplante con un equipo de coordinación de trasplantes.

El objeto de las Jornadas es reunir de nuevo en Santander a integrantes del colectivo judicial, magistrados, juristas, médicos forenses y coordinadores de trasplantes para debatir materias relacionadas con la promoción de la donación y el trasplante. Además, pretenden ser el marco para favorecer una mejor coordinación de las actuaciones en las que está implicado cada colectivo y conocer la problemática común y particular de cada uno de ellos.

Las Jornadas de Encuentro entre profesionales de la Administración de Justicia y la Comunidad Trasplantadora son una referencia a nivel nacional y forman parte del programa de formación continua establecido por el Consejo General del Poder Judicial para los jueces.