CHISTE: LAS GUERRAS CÁNTABRAS

Llevaban los ROMANOS y los CÁNTABROS la ordiga de años luchando en las Guerras Cántabras en las que los dos bandos se jibaban sin sacar nada en claro.

Total, que César Augusto hace llamar a Corocotta para hablar sobre el tema de manera pacífica.

César Augusto: Mira, llevamos un porrón de años peleando, y lo único que hemos conseguido es cantidad de muertos por los dos bandos. He pensado que podiamos hacer una cosa para acabar con el asunto de manera menos costosa.
Corocotta: Cuenta, cuenta.
César Augusto: ¿Qué te parece si organizamos una pelea entre dos perros y el ejército cuyo perro gane, se queda con el territorio?
CorocottaPues no esta mal.
César Augusto: De acuerdo entonces, dentro de un mes quedamos en esta misma explanada, cada uno con su perro.

Pasa el mes y se presentan los romanos con un doberman negro, gigantesco con los ojos rojos inyectados en sangre, echando espuma por la boca… Una bestia, vamos.

Y llegan los cantabros con un perro salchicha, pero muy grande. Los romanos que lo ven, se parten el pecho de la rísa. Los otros tan panchos.

Se da una señal y empieza el combate.

El doberman sale corriendo y cuando llega al otro, el salchicha mueve la cabeza, y de un bocado, se zampa al doberman.

Los romanos, obviamente, acojonados. Se retiran, pero antes el jefe habla con el cantabro.

César Augusto: Bueno, con lo que nos ha costado entrenar a esa bestia y…
CorocottaSi tu vieras lo que sufrimos al hacerle la cirujia estética al cocodrilo.

Si quieres seguir riendo, aquí tienes más “CHISTES CÁNTABROS“:

https://postureocantabro.com/chistes-cantabros/

https://postureocantabro.com/el-chiste-de-los-sevillanos-en-la-farmacia/

https://postureocantabro.com/chiste-el-senor-de-boo-que-quiere-ir-china/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.