DOCUMENTAL: ALBARCAS DE JAVIER COSÍO

1

DOCUMENTAL: ALBARCAS

La albarcas cántabras son un calzado rústico de madera de una pieza, que han sido utilizados especialmente por los campesinos de Cantabria. Estas albarcas guardan similitudes con los otros modelos de otras regiones españolas, pero poseen rasgos significativos y características distintas tanto en su elaboración como en su uso.

DOCUMENTAL “ALBARCAS” DE JAVIER COSÍO

HISTORIA DE LAS ALBARCAS

Se ignora el comienzo del uso de este calzado en las regiones del norte español (sobre todo en la cántabra) pero ya se citan en un documento de 1657, en el que el rey Felipe IV solicita al Papa la creación de la Diócesis de Santander. En el Catastro del marqués de La Ensenada, año 1752, consta el oficio del albarquero en varios pueblos de la zona occidental de Cantabria.

Dada la humedad del clima de la zona, es un calzado muy apropiado para preservar los pies del agua y de la suciedad del suelo de determinadas faenas que se realizan en el establo, en los prados y en las tierras de labranza. Es práctico para caminar por terrenos escabrosos, barrizales, y también por la nieve, debido a que los “tarugos” o tacos inferiores dan elevación al pie y prestan agilidad al andar.

Hoy, esta artesanía tan tradicional ha quedado en pocos albarqueros, que solamente hacen albarcas por encargo, destinadas una vez para usarlas y otras como recuerdo típico de la región cántabra, lo mismo en tamaño natural que en pequeño formato.

El oficio de “albarquero” tiende a desaparecer con los últimos artesanos que hoy quedan en muy pocos pueblos, siendo sustituidos por máquinas, en las que un lector de perfiles recorre la superficie de la albarca a reproducir y va transportando su lectura, por medio de un juego de barras, a unas cuchillas que cortan la madera sobrante y consiguen un perfecto duplicado. Estas albarcas hechas a máquina son las que se pueden comprar hoy en las tiendas, importadas a Cantabria desde otros lugares.

Documental Albarcas de Javier Cosío
Documental Albarcas de Javier Cosío

Si bien el uso de las albarcas como calzado se ha visto casi extinto, ello no ha impedido que se considere a este calzado típico del norte, como un recurso cultural y por tanto turístico. Así hace mella el papel de la albarca en el Ecomuseo Saja-Nansa, siendo este calzado típico de esta comarca siglos atrás. El Ecomuseo Saja-Nansa trata de cuidar y mantener estas costumbres, así como conservar y presentar a las nuevas generaciones este conjunto de elementos patrimoniales que tienen por objeto producir y comunicar un cierto conocimiento.

Por ello, la albarca sigue estando presente en diversas asociaciones y fiestas de Cantabria. La Asociación Cultural Castro Valnera es un buen ejemplo de ello, pues reunió un centenar de albarcas, pertenecientes a colecciones privadas, representativas de todas las comarcas cántabras en una muestra única que tuvo una gran repercusión, tanto por el número de visitantes como por el interés demostrado. A la cita acudieron tanto la prensa regional como la nacional. En un acto de colaboración, en el Día Infantil de Cantabria (Fiesta de Interés Turístico Regional) que se celebra en Santander, las piezas que formaban parte de la muestra fueron expuestas en la península de la Magdalena para que pudieran ser admiradas por más de 35.000 personas.

En el año 2006, el Ayuntamiento de Cartes (Cantabria), organizó en Santiago de Cartes el día de la albarca, con motivo de las fiestas de San Cipriano (Fiesta de Interés Turístico Regional).

PARTES DE LAS ALBARCAS

Las partes de que consta la albarca son las siguientes:

  • Pico: Parte superior delantera.
  • Papo: Parte delantera o curva frontal.
  • Capilla: Parte delantera superior que cubre los dedos.
  • Boca: Abertura de la albarca por donde se introduce el pie.
  • Flequillo: Rebaje que bordea la boca por la parte superior.
  • Casa: Cavidad interior que ocupa el pie.
  • Calcañar: Parte trasera.
  • Pies: Los tres soportes o tacos inferiores, dos delanteros y uno posterior, para colocar los tarugos.
  • Tarugos: Suplemento de madera que se coloca en los pies de la albarca y que se va reponiendo cuando se desgastan o rompen al caminar. Suelen estar hechos de madera de avellano o de berroso (roble joven). A partir de la mitad del siglo XX, en vez de tarugos se colocan clavos o gomas.

Si te ha gustado este articulo sobre las Albarcas, no te puedes perder el siguiente:

https://postureocantabro.com/las-albarcas/

1 COMENTARIO

  1. Me he criado en Cantabria, en Liébana. Actualmente vivo en Murcia y me gustaría comprarle a mi marido unas albarcas artesanas (no chinas), porque cuando se mete al huerto después de haber llovido (sí, está lloviendo ahora mucho en Murcia), luego me deja la casa hecha una pena.
    Me gustaría que me dejaran el contacto de uno o varios artesanos cántabros que hagan albarcas a un precio no desorbitado.
    Muchas gracias.
    Pilar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.