El proyecto LIFE ‘STEPS for LIFE’ aportará más de 3,4 millones para transformar los caminos de peregrinación a Santo Toribio de Liébana en corredores verdes y ecológicos

El Gobierno de Cantabria se suma a la iniciativa, a través de las consejerías de Turismo y de Medio Ambiente, y contribuirá con casi un millón de euros

Santander – 26.01.2022

Los consejeros de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, y de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, han presentado hoy, junto al resto de socios implicados, el proyecto europeo LIFE ‘STEPS for LIFE’ para transformar las infraestructuras culturales y turísticas de los caminos de peregrinación a Santo Toribio de Liébana y el camino portugués que pasa por Vila Nova de Gaia en infraestructuras verdes y corredores ecológicos que mejoren estas vías de peregrinaje y de senderismo.

El proyecto cuenta una inversión de 3.472,.215 euros, de los cuales el Gobierno de Cantabria aporta un total de 998.809 euros, entre la Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, que aporta 499.561 euros y ejerce como coordinador del proyecto, y la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que aporta 499.248 euros.

La iniciativa cuenta con la aportación de la Comisión Europea (2.083.325 euros); la Cámara Municipal Vila Nova de Gaia, en Portugal (119.936 euros); la Fundación FIRE (103.746 euros); AMICA (68.012 euros); AMPROS (68.012 euros), y SEO/BIrdLife (30.375 euros).

López Marcano y Blanco han destacado que el proyecto, que será coordinado por la Fundación Camino Lebaniego, “pretende vincular los objetivos de conservación de la biodiversidad, la cultura, la salud humana y el ocio en entornos naturales a través de una infraestructura verde multifuncional que funcione como un corredor ecológico que proporcione un retorno rentable de la inversión”.

Durante los próximos cinco años se llevarán a cabo una serie de actuaciones sobre infraestructuras culturales y turísticas que atraviesan Zonas de Especial Conservación (ZEC); Zonas de Especial Conservación de Aves (ZEPA); la Red Natura 2000, y el Camino Lebaniego, tanto en Cantabria como en Castilla y León y Portugal.

Los titulares de ambos departamentos han detallado que está prevista la intervención sobre 300 peldaños; 15.000 metros lineales de bosque de ribera; el intercambio genético de especímenes de especies y la mejora de poblaciones, tales como lepidópteros polinizadores, coleópteros saproxilicos y xilófagos; reptiles; anfibios, y quirópteros.

También se prevé la mejora de 6,5 hectáreas de sistemas de estuarios y otras tantas de hábitats forestales; 5 nuevos grupos de perdices pardillas; áreas de cría y descanso de murciélagos protegidos; el descenso de ataques a apicultores y granjas apícolas protegidas; la participación de más de 2.500 escolares en iniciativas de sensibilización y educación ambiental, y visitas guiadas con más de 600 personas.

De igual forma, se prevé la construcción de señalización interpretativa de los principales hábitats que recorren estas infraestructuras verdes; 6 nuevas áreas interpretativas u observatorios; un millar de descargas en las aplicaciones móviles que se desarrollen para difundir el proyecto; 10 cursos de interpretación de indicios de fauna; la creación de un foro de red activa con miembros de diferentes países, y un kit de herramientas de trabajo.

Una vez finalice el proyecto, la Fundación Camino Lebaniego seleccionará aquellas acciones que hayan demostrado una mejor rentabilidad ecológica para implementarlas a medio y largo plazo a lo largo del Camino de Santiago en Cantabria.

Todo ello para mejorar la conectividad ecológica interna de cada camino para que actúen como corredores ecológicos que conectan diferentes áreas naturales de interés a través de escalones; mejorar el estado de conservación de los hábitats y especies más amenazadas, escasos o de mayor interés para la conservación, y conseguir que los turistas y los habitantes de la zona conozcan la importancia de la conectividad ecológica y el concepto de infraestructura verde.

También mejorar los servicios ecosistémicos prestados; proporcionar herramientas técnicas a los gestores de los caminos de toda Europa, y crear un foto de gestores de caminos a nivel europeo para intercambiar experiencias, compartir metodologías y promover la gestión de los caminos como infraestructuras verdes.

Al mismo tiempo, alinear la cultura, el turismo y la naturaleza para que las políticas territoriales sean rentables, y trabajar con los productores locales para que asuman la conservación de la biodiversidad como parte de su trabajo.

Durante su intervención, el consejero de Turismo ha destacado la importancia de este proyecto para impulsar la integración de la conservación y mejora de la biodiversidad con la optimización y la conectividad verde, los servicios ecosistémicos y la sensibilización de turistas y peregrinos.

“Se trata de un proyecto especial porques es la niña mimada de los cuatro proyectos que gestionamos o participamos desde la Consejería, a través de la Fundación Camino Lebaniego”, ha indicado López Marcano, quien ha destacado, entre sus “bondades”, sus criterios de digitalizacioín, sostenibilidad, respeto a los ecosistemas naturales y humanidad a la hora de gestionar los caminos de peregrinación.

López Marcano ha afirmado que “estar entre los elegidos para obtener un 60 por ciento de financiación de la UE es un reconocimiento de los valores que aúnan los caminos de peregrinación de Cantabria y una enorme oportunidad para potenciarlos a nivel internacional”.

“Es un proyecto que actúa sobre la caminería, mejorando todos sus ejes transversales que afectarán a una mejor experiencia en el peregrinaje hasta Santo Toribio», ha destacado Marcano, quien ha puesto en valor el empleo que generará en las poblaciones rurales para ayudar a fijar población en las pequeñas localidades de Liébana.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente ha mostrado su satisfacción por la puesta en marcha de un proyecto que se suma a una estrategia de actuación pública que el Gobierno de Cantabria impulsa desde hace años para vincular la creación de empleo con la conservación y la mejora de la biodiversidad de la región y la articulación del territorio rural.

“Creo que impulsar corredores verde como pretende este proyecto supone apostar por la cohesión de nuestro medio rural, ya que este tipo de infraestructuras funcionan a modo de arterias por las cuales fluyen los visitantes, las ideas y los servicios”, ha subrayado Blanco, quien ha considerado que atraer financiación comunitaria a Cantabria y fomentar la empleabilidad verde inciden directamente en la sensibilización ciudadana y en el desarrollo económico del medio rural, que, en su opinión, si algo merece, ahora más que nunca, “es esperanza, consideración y posibilidades de futuro”.

Finalmente, ha abogado por seguir impulsando la cooperación y el trabajo en red con entidades comprometidas con el medio ambiente, como SEO/BirdLife o AMICA que han colaborado de manera activa con la Consejería en el exitoso proyecto LIFE Stop Cortaderia, “con el que hemos lograr frenar la expansión del plumero en Cantabria”.

En la presentación también han estado presentes, entre otros, el director de la Fundación Camino Lebaniego, Manuel Bahillo; el concejal de Medio Ambiente Urbano y Espacio Público del Ayuntamiento de Vila Nova de Gaia (Portugal), José Valentín Pinto; el presidente de la Fundación Internacional parala Restauración de Ecosistemas (FIRE), José María Rey; la presidenta de AMICA, Mercedes del Hoyo; la presidenta de AMPROS, Carmen Sánchez, y la directora ejecutiva de SEO/BirdLife España, Asunción Ruiz.

También han asistido los directores generales de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio, y de Turismo, Marta Barca.