SIEMPRE RACING DE SANTANDER

Yo no sé de muchas cosas, esa es la verdad. No sé mucho de política ni entiendo muchas cosas de economía, por ejemplo, y quizá por eso mismo no escribo de ello.

Hay mucha gente que no entiende que con la que está cayendo haya otra gente que tengamos tiempo para preocuparnos por el Racing, que total ya para que ¿no? Hoy vengo a dar mi punto de vista y aportar mi granito de arena en la situación que vive este club centenario que es muchas cosas además de fútbol, y que no debemos olvidar que en muchas ocasiones ha ayudado también a situar nuestra bonita tierruca en el mapa, y ha aportado muchas cosas más que lo que algunos denominan “pan y circo”.

Estamos en una semana (esperemos que) decisiva para nuestro Racing. Porque ya está bien. Ya está bien de que cuatro impresentables hagan lo que les venga en gana con el club y nadie ponga remedio. No hay derecho a que se esté destruyendo una institución centenaria como esta a pasos agigantados y parece que dé igual. Abrir el periódico hoy y leer, una más, que se están vendiendo entradas  con bufandas para eludir el control de taquillas y quedarse -también una vez más- con el dinero.  Y aquí no pasa nada, nunca pasa nada.

Esta semana los jugadores y el cuerpo técnico han dicho basta. Ya no pueden más, y no me extraña. Aquí no hablamos de Ronaldos ni Messis, aquí hablamos de unos empleados de un club modesto de 2ªB que como el resto, trabajan para vivir y tienen unos sueldos casi como los de cualquier ciudadano de a pie. Decir tienen es muy pretencioso, porque la realidad es que no cobran. Y han dicho basta. El comunicado enviado el lunes lo evidencia, plantando cara al club y dando un ultimátum al consejo: o dimiten o no se juega el partido de Copa del Rey de mañana jueves contra la Real Sociedad en el Sardinero. La cosa pinta mal y las posturas se mantienen firmes por ambas partes. Salvo un comunicado respuesta por parte del presidente que me parece tan vergonzoso que prefiero ni comentarlo, no hay novedad.

Desde aquí nuevamente traslado todo mi apoyo a los jugadores. Ole por ellos, de verdad. Porque lo que está haciendo esta plantilla este año es como ya dije el otro día para quitarse el sombrero. Que orgullo ser de este equipo, que lección están dando este año de esfuerzo, de entrega y de respeto por esta afición. Una afición que también se lleva lo suyo. ¡Vaya afición señores! Apoyando siempre y demostrando que para muchos este Racing, nuestro Racing, es mucho más que un partido de fútbol un domingo cualquiera.

Mañana es un día importante. A través de las redes sociales se está promoviendo que los aficionados acudan al campo haya o no partido. Para demostrarle a la plantilla que estamos con ellos, porque se lo merecen después de todo. Porque noches como la que nos hicieron vivir del partido de Copa contra el Almería por ejemplo, lo merecen. Porque este equipo pequeño y humilde sueña y nos hace soñar a todos con él.  No hace falta entrar al partido si al final se juega, hay mucha gente que se niega a pagar mientras estos “señores” que mandan sigan sin bajarse del carro y eso es respetable. Y aquí una puntualización importante: la gente que quiera entrar al campo para ver el partido si lo hay, es importante que pague con tarjeta. De esta forma el dinero va donde tiene que ir y no donde no debe. Pero como digo, con estar vale. Que se note quienes somos el Racing realmente. Somos nosotros, los que lo vivimos y los que lo sentimos.

Yo voy mañana. Por muchas cosas. Anoche mientras pensaba en estas líneas que iba a escribir hoy me puse a recordar. ¿Cuál es mi primer recuerdo racinguista? Y me acordé. El primero que me viene a la mente de una forma clara es aquel partido de la temporada 92-93 contra el Espanyol en Sarriá que nos devolvió a primera. ¡Que noche aquella! Ese es sólo uno, pero tengo muchos más. 9 años de socia, un descenso, una temporada en 2ª, aquel gol de Moratón al que parece que estoy viendo otra vez correr por aquella banda y que nos devolvió a la categoría reina… Tardes de alegría, de sufrimientos, ver a nuestro Racing jugar en Europa, cantar la Fuente de Cacho en cada partido, los domingos de palmeras de chocolate en los descansos, ver el campo desde la hierba cuando el partido está a punto de comenzar como tuve la oportunidad de hacer alguna vez, un cocido con esta gran afición en Zaragoza, tardes de fútbol en bares, en el Sardinero…. y muchas cosas más por las que a mí me merece la pena estar mañana allí. Si, definitivamente yo mañana voy. Porque soy racinguista y a mucha honra. Y toca demostrarlo.

Aunque llueva o sople el sur… ¡Aupa Racing! 😉

19 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.