HISTORIA: JOSÉ ANTONIO DE LA GUERRA – UN MONTAÑÉS DE ÉXITO EN CALIFORNIA

Son muchos los cántabros que han emigrado fuera de la tierruca en busca de éxito, José Antonio de la Guerra es uno de ellos. Nuestra amiga Mabel Cobo nos presenta la historia de este cántabro.

José Antonio Julián de la Guerra y Noriega nació el 5 de Marzo de 1779 en Novales, era hijo de Juan José de la Guerra y María Teresa Noriega. Su madre era sobrina, (en sentido amplio), del Padre Francisco de Rábago, quien fue confesor del Rey Fernando VI desde 1747 a 1755. La familia de su padre, la familia de la Guerra, era originaria de Novales, perteneciente en la actualidad al municipio del Alfoz de Lloredo en Cantabria. Los Guerra pertenecían a la nobleza infanzona, aunque les deberíamos situar en la escala más baja de los infanzones, pero diferenciados del resto de hidalgos, por la preeminencia local que tenían en Novales a través de su Casa, el Escudo y la Capellanía principalmente.

José Antonio de la Guerra
José Antonio de la Guerra vía www.militarymuseum.org/

José Antonio como primogénito era el heredero del mayorazgo, sin embargo en 1792 con 13 años embarcó en Cádiz rumbo a América. Normalmente tras la decisión de buscar una oportunidad fuera de Cantabria, encontramos otras emigraciones exitosas de parientes o vecinos; por lo que la elección de enviarle a la ciudad de México estaría relacionada con los posibles contactos que allí encontraría de otros montañeses, y principalmente con Pedro Noriega, hermano de su madre, quien era un comerciante de éxito en la ciudad de México, así como otros parientes de la familia paterna como el Marqués de Uluapa.




Ayuntamiento de Novales
Ayuntamiento de Novales

La emigración de José Antonio de la Guerra fue exitosa, ya que realizó una carrera militar importante, inició su carrera en la ciudad de México donde aparece como cadete de los Reales Ejércitos en 1798, en torno a 1800 fue enviado al Presidio de Monterrey, en donde primero obtuvo el grado de alférez de la compañía, después fue teniente, y hasta administrador del presidio; entorno a 1806 es enviado al Presidio de Santa Bárbara. En 1810 fue nombrado Habilitado General en la ciudad de México, sin embargo José Antonio no se convierte en un alto funcionario del gobierno colonial, porque iniciada la guerra de la independencia mexicana tras el Grito de Dolores en Septiembre de 1810, José Antonio fue capturado cuando iba a realizar el viaje desde San Blas a la capital del virreinato por los independentistas mexicanos en rebelión contra el gobierno de Fernando VII. José Antonio logró escapar, mientras que el resto de sus compañeros murieron. Sin embargo a pesar de este revés en su vida, continuo su progresión dentro del ejército, llegando a ser en 1815 Capitán, y más adelante Comandante del Presidio de Santa Bárbara, lugar en el que se estableció y permaneció hasta su muerte en 1858.

En Santa Bárbara, en 1804, se casó con Antonia María Juliana Carrillo, la hija de Raimundo Carrillo, quien en ese momento era el Comandante del Presidio de Santa Bárbara, a través de este matrimonio enlazaba con una de las familias más prominentes de California a principios del siglo XIX.

En otras facetas de su vida aparte de militar, fue un gran comerciante, lo que le permitió poseer grandes extensiones de tierra en California y tener ocho ranchos, tuvo una breve carrera política como diputado del Congreso de la Unión política y fue tesorero de la Misión de los Franciscanos, de hecho hoy en día su tumba y la de su esposa pueden ser visitadas bajo el altar de la Misión.




José Antonio tuvo con su esposa 13 hijos de los cuales le sobrevivieron 9. Su hijo Pablo, se convirtió en el más prominente, fue miembro de la primera convención constitucional de California, fue senador, juez de distrito de la Cuarta Circunscripción Judicial, y Teniente Gobernador del Estado, el resto de sus hijos y descendientes también realizaron carreras como comerciantes, políticos, o militares.

Casa de la Guerra en Novales
Casa de la Guerra en Novales
Casa de la Guerra en Santa Bárbara
Casa de la Guerra en Santa Bárbara vía www.sbthp.org

En la actualidad permanecen las huellas de esta familia en Santa Bárbara, por un lado a través de la Casa de la Guerra, así como en la toponimia de la ciudad, la cual conserva una calle y una plaza denominada de la Guerra. Sus coetáneos hablaron de José Antonio de la Guerra como un hombre de gran bondad e inteligencia, a quien acudían las personas en busca de consejo; sabemos que la historia la escriben los “vencedores”, pero no podemos negar la gran capacidad de José Antonio de la Guerra de sobrevivir en una etapa tan convulsa como la independencia de México, y mantener sus posesiones y posición, cuando las leyes cambiaron a medida que cambiaban no solo los gobiernos sino también la titularidad del mismo, de la Monarquía Española a México a un incipiente Estados Unidos.

Calle de la Guerra en Santa Bárbara
Calle de la Guerra en Santa Bárbara

Mª Isabel Cobo Hernando

Estudiante de Doctorado de Historia Moderna en la Universidad de Cantabria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.