LA EPOPEYA DEL PÁJARO AMARILLO

¿Conoces la Historia del Pájaro Amarillo? Pues Marcos Pereda, profesor de la Universidad de Cantabria  – , nos la va a contar.

En el año 1929 un objeto de lo más extraño cruzaba los cielos de Cantabria, sorprendiendo a todos los que lo veían. Eran tiempos en los que sólo las aves volaban, y donde el firmamento no estaba continuamente cruzado por las líneas blancas que van dejando tras de sí los aviones. Por eso es comprensible el asombro de aquella gente al ver aquel extraño artefacto, que cada vez volaba más y más bajo… Y aún lo sería más al conocer su increíble historia.

El Pájaro Amarillo

Estamos en la década de 1920 y la aviación es aun una actividad poco conocida que está reservada únicamente para las élites y supone algo más cercano a la magia que a la técnica para el grueso de la población. Pero lo cierto es que esos pioneros del aire se van lanzando a cumplir retos cada vez mayores y más arriesgados, en una carrera por ser el primero en conseguir tal o cual hazaña que hoy nos puede resultar algo ridícula.

En esos felices años 20 el desafío fundamental era cruzar el Océano Atlántico en un avión, algo que nunca nadie había conseguido y que algunos consideraban imposible de lograr con los aparatos de la época. Y lo cierto es que la realidad se empeñaba en darles la razón, ya que entre 1920 y 1927 fueron más de cien los aviadores que dejaron su vida en las aguas del Atlántico atraídos por esa proeza.

No será hasta 1927 cuando Charles Lindbergh (todo un enigma en sí mismo, y cuya viuda posterior valdría sin duda para un libro completo, con la desaparición de su hijo y sus devaneos con el nazismo) lo logre, alcanzando de esa forma una fama instantánea, al abrigo de la cual se iban a multiplicar las proezas aéreas por parte de jóvenes sedientos de gloria y reconocimiento.

Uno de esos jóvenes era Armand Lotti.

Monumento al Pájaro Amarillo
Monumento al Pájaro Amarillo

Armand Lotti era un parisino nacido en 1897 y proveniente de una familia adinerada que regentaba el popular hotel Lotti, en plena Rue de Castiglione, en el centro de la ciudad. Veterano de la Primera Guerra Mundial, donde había sido uno de los ases de la aviación francesa, el espíritu aventurero de Lotti buscaba un desafío en aquella época. Y lo iba a encontrar.

Lotti aspiraba a ser el primer francés en cruzar el Océano Atlántico, en una travesía que uniría el norte de Estados Unidos y París. Y para ello iba a contar con la ayuda de una máquina cuyo nombre es hoy en día sinónimo de leyenda: El Pájaro Amarillo.

L´Oiseau Canari (El Pájaro Amarillo)
L´Oiseau Canari (El Pájaro Amarillo)

O, más bien, L´Oiseau Canari, que era como realmente se llamaba el aeroplano en francés, jugando con el color habitual que presentan los canarios. Era éste un modelo Bernard Hubert 191GR, equipado con un  motor Hispano-suiza de 600 caballos y que podía alcanzar una velocidad máxima de 245 kilómetros a la hora… aunque, como veremos más adelante, eso fue imposible durante el viaje que vamos a describir. Su envergadura era de 17,3 metros, mientras que su longitud era de 12,8 metros. En definitiva, lo que hoy veríamos como una pequeña avioneta, pero que en aquellos tiempos podía considerarse un auténtico monstruo de los cielos.

Un último dato: la autonomía estimada del aeroplano era de 5400 kilómetros, mientras que la distancia que debía de recorrer eran 5300 kilómetros. Es decir, cualquier error de cálculo, por pequeño que fuera, podía resultar fatal.

Y los hubo, vaya si los hubo.

¿Te has quedado con ganas de más? Pues como se suele decir…

¡¡¡ Continuará !!!

Siguientes capítulos:

CAPÍTULO IIhttps://postureocantabro.com/la-epopeya-del-pajaro-amarillo-capitulo-ii/

CAPÍTULO FINALhttps://postureocantabro.com/la-epopeya-del-pajaro-amarillo-capitulo-final/

22 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.