POSTUREO LITERARIO

10
Aromas de Tabaco y Mar
Aromas de Tabaco y Mar

Si hay algo que todos los que visitamos este espacio tenemos en común, es el de Postureo Cántabro, por lo tanto y aprovechando esta oportunidad que me brindan, intentaré hacer un poco de postureo literario.

Hoy  voy a presentar la novela Aromas de Tabaco y Mar. Escrita por una Cántabra, Conchi Revuelta, (que soy yo) con Editorial Cántabra, Popumbooks, impresa en Cantabria, Imprenta Martínez y además, con un argumento que se desarrolla en su totalidad en escenarios Cántabros. Por lo tanto, es un claro PostureoCántabro.

Por cierto, en breve se sorteará un ejemplar entre todos vosotros. Pero eso… ya os lo explicaran más adelante.

De la mano de Aurora Guzmán, una joven trabajadora de la fábrica de cigarros de Santander, recorrerás la ciudad y vivirás absolutamente enganchado en su historia hasta que termines las 440 páginas que tiene.

El argumento se estructura en tres partes: Tripa, Capillo y Capa, nombre que reciben cada uno de los compones de un cigarro puro. Con esta metáfora se desvelan las penas y alegrías de los personajes, son más de 50 los que intervienen y todos tienen importancia en la novela, ya que contribuyen activamente en mantener la atención del lector. Algunos de ellos enamoran por su carácter y su forma de ser. Uno de ellos, al cual reconozco tener un especial cariño, es Carmen “la manca”. Ella es la madre de la protagonista. Una mujer de Puerto Chico que desde niña ejerció de redera en el muelle de Calderón y más tarde, se dejó la espalda como pescadera vendiendo de barrio en barrio con su carpancho sobre la cabeza. Para sacar unas pesetucas más y poder mantener a sus cuatro críos, también se dedicó al estraperlo en algunas ocasiones. Sus comentarios, sus dichos, su remango, su descaro y su porte, nos recuerdan a cientos de mujeres de esta tierra que han trabajado incansables en las faenas de la mar. Carmen “la manca” es sin duda, una figura que emociona y enamora con sus formas y sus modos, con sus plantes y su verborrea.

Las localizaciones de esta novela son dos. La fábrica de Cigarros y la ciudad de Santander.

Con relación a la fábrica, os descubriré como era aquel convento en el que desde 1834 se elaboraban cigarros. Estoy segura que en muchas ocasiones os habéis preguntado cómo sería por dentro, pues bien, en Aromas de Tabaco y Mar tenéis la oportunidad de descubrirlo.

En cuanto a Santander, ¿Qué puedo yo decir? Soy una enamorada de mi Ciudad y creo que eso se trasmite en las palabras. He intentado describir cada rincón, mostrando lo mejor que he podido como era en 1950. Han sido dos años investigando y buscando datos y estoy convencida que ha merecido la pena.
Os ofrezco paseos y recuerdos. Estoy segura que descubriréis cosas que no sabíais, sentiréis el aire del mar en vuestro rosto, respiraréis el aroma a salitre, visualizaréis el color de sus calles y los tonos de su cielo y su bahía, reconoceréis el trato de sus vecinos y os impregnaréis de sentimientos encontrados; odio, envidia, amor, peligro, pasión, sentimiento. Todo eso, mientras leáis esta historia sencilla, que quiere homenajear a todas aquellas personas que vivían como podían y sobre todo como les dejaban, en aquel Santander de 1950.

Y… si tenéis ganas de saber más, aquí podéis leer los tres primeros capítulos http://www.popumbooks.es/products/aromas-de-tabaco-y-mar/

Espero vuestros comentarios pero… un momento, antes, quiero dejaros esta frase que  Dª Concha Espina, escribió a nuestra Cantabria.

“Yo he sabido lo que nadie sabe de ti. Y con la esencia animadora de mi arte daré la vida a este hallazgo en libros que duren, que vibren y anden la tierra en honor tuyo”.
Concha Espina, “Mis propiedades, A Cantabria”.

10 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.